sociedad

En EEUU se consume más alcohol ahora que antes de la Ley Seca de hace 100 años

El consumo de bebidas alcohólicas ha ido en aumento en las dos últimas décadas.

GETTY IMAGES

NUEVA YORK — Los estadounidenses consumen más alcohol actualmente que cuando se promulgó la Prohibición. Y lo que es peor, ha ido en ascenso durante dos décadas y se desconoce cuándo volverá a reducirse.

Ese es el panorama que presentaron las estadísticas federales de salud, que revelaron un incremento en el consumo por persona y un aumento en las visitas a las salas de emergencia, hospitalizaciones y decesos relacionados con el consumo de bebidas alcohólicas.

Pero no todas las estadísticas son tan graves. El consumo entre los adolescentes registró un descenso. Y hay indicios de que algunas personas se están tomando en serio los problemas de alcohol, como el movimiento “Enero sin Alcohol” que ya circula en redes sociales.

Pero, en general, los expertos de salud pública aseguran que Estados Unidos aún tiene problemas con la bebida.

“El consumo ha ido en aumento. Los daños (relacionados con el alcohol) han ido en aumento”, dijo el doctor Tim Naimi, investigador sobre el consumo de alcohol de la Universidad de Boston. “Y no existe una respuesta política al respecto”.

A finales de la década de 1910, justo antes de que el Congreso prohibiera la venta y elaboración de bebidas alcohólicas, cada adolescente y adulto estadounidense consumía en promedio poco menos de dos galones de alcohol al año.

Actualmente es de unos 2.3 galones, según los cálculos federales. Eso representa unos 500 tragos al año o nueve a la semana.

Los historiadores señalan que la época de mayor consumo fue a inicios de 1800, y se estima que, en 1830, el adulto estadounidense promedio bebía unos siete galones al año.

La cantidad se redujo de la mano de un llamado a la moderación, abstinencia y, posteriormente, una prohibición nacional a la producción y venta de alcohol.

En 1919, el Congreso aprobó la 18va enmienda que promulgó la prohibición. Entró en vigor el 17 de enero de 1920, hace 100 años el viernes, y duró 13 años.

En 1934, un año después de que se revocara la Prohibición, el consumo per cápita era de poco menos de un galón.

Desde entonces el índice ha registrado altibajos. El punto más alto fue en las décadas de 1970 y 1980, cuando el consumo de alcohol por persona en Estados Unidos era de 2.75 galones.

Se redujo a mediados de la década de 1980 en medio de la creciente atención a los decesos por conducir en estado de ebriedad y después de que el Congreso aprobó una ley para aumentar a 21 años la edad legal para consumir alcohol. Pero comenzó a subir de nuevo a mediados de la década de 1990.

Beber en exceso está relacionado con problemas crónicos como el cáncer hepático, hipertensión arterial, infartos y enfermedades cardiacas.
El consumo entre las mujeres embarazadas puede provocar abortos, muerte fetal y defectos de nacimiento. Y las autoridades de salud aseguran que el alcohol es factor en hasta una tercera parte de las caídas graves entre los ancianos.

También es un riesgo para los demás, sea por conductores en estado de ebriedad o por episodios de violencia. Una investigación basada en sondeos deja entrever que, en Estados Unidos, más de la mitad del alcohol se vende durante episodios de consumo en exceso, como una borrachera.

Cada año mueren más de 88,000 estadounidenses como resultado de beber en exceso, una cifra mayor a los decesos relacionados con opioides que se han registrado durante la epidemia actual de sobredosis de drogas, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

Este mes, los investigadores del Instituto Nacional sobre Abuso de Alcohol y Alcoholismo difundieron un estimado distinto sobre las muertes relacionadas con alcohol.

Examinaron actas de defunción de más de dos décadas en busca de menciones sobre alcohol. Las cifras eran menores, poco menos de 73,000 en 2017. Los investigadores señalaron que las actas de defunción pueden estar incompletas y que su cálculo podría ser impreciso.

El hallazgo más importante, indicaron otros investigadores, fue que el número de fallecimientos relacionados con el alcohol se ha duplicado desde 1999, y la tasa de mortalidad se ha incrementado en un 50%.

Parte de eso podría estar relacionado con el uso de drogas cada vez más letales durante la epidemia de sobredosis, debido a que muchas personas mezclan el consumo de alcohol y drogas, dijo Aaron White, el investigador principal del reporte.

Contáctanos