Dos policías de Chicago podrían ser despedidos tras persecución