Santorum y la sombra el Opus Dei

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Tensión en Puerto Rico tras inicio del residenciamiento
    Getty Images
    El republicano Rick Santorum durante un acto de campaña.

    WASHINGTON - El movimiento católico Opus Dei se ha convertido en una "presencia significativa" en la vida del aspirante presidencial republicano en Estados Unidos Rick Santorum, quien ha hecho de su fe uno de los ejes de su campaña, según afirma hoy el diario The Washington Post. El diario repasa la evolución de la fe de Santorum, que desde una actitud más liberal en su juventud pasó a practicar el catolicismo de manera rigurosa tras conocer a la que sería su esposa, Karen Garvey. Tras la muerte del cuarto hijo de ambos, Gabriel, a las dos horas de nacer en 1996, Santorum conoció a un sacerdote del Opus Dei, John McCloskey, y "comenzó a expresar su fe de manera más pública". Santorum, entonces senador por Pensilvania, comenzó un grupo de oración en la Cámara alta. En 2002 viajó a Roma con McCloskey para participar en una conferencia para celebrar la canonización el fundador del Opus Dei, Josemaría Escrivá de Balaguer. En su intervención en la conferencia, según el diario, Santorum apoyó la posición de Escrivá de Balaguer de que es "absurdo" dejar la fe católica de lado al implicarse en política e insistió en que "sin un sistema de creencias compartido que se mantiene y vigila", "una cultura se desintegra en el caos moral". Para consejo en este tipo de asuntos, explicaba el entonces senador, se volvía al "beato Josemaría". En el curso de los debates legislativos sobre el aborto, dijo Santorum a la audiencia en Roma, él escuchaba a Escrivá diciéndole que "no es verdad que haya un conflicto entre ser un buen católico y servir fielmente a la sociedad civil". Ese discurso, agrega el "Post", fue el primer apoyo público de Santorum al Opus Dei, que cuenta con cerca de 3,000 miembros en Estados Unidos. Santorum, padre de siete hijos, tuvo matriculados a dos de sus vástagos varones en una escuela del Opus Dei, añade el diario. Y cuando se encuentra en su residencia en las afueras de Washington, es feligrés de la iglesia de Santa Catalina de Siena en la localidad de Great Falls, en Virginia, "una de las pocas en la diócesis que acoge cada mes una reunión espiritual del Opus Dei". No obstante, el periódico subraya que el exsenador, "cuya campaña no aceptó varios pedidos de comentarios, no es miembro del Opus Dei, según este grupo, y no está del todo claro en qué medida se atiene a los principios" de este movimiento católico.