Presunto asesino “se siente en la gloria”

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Presunto asesino “se siente en la gloria”
    Policía de Hammond, Indiana

    Darren D. Vann llevó a la Policía de Gary, Indiana, a una búsqueda sangrienta este fin de semana.

    Condujo a los oficiales a los cuerpos de sus presuntas víctimas dispersos en sótanos, en edificios vacíos y dilapidados en el noroeste de Indiana, señalaron las autoridades.

    Los condujo al cuerpo de Anith Jones, de 35 años, de Merrillville, y de Teaira Batey, de 28, de Gary. Y otros cuyas identidades todavía se desconocen.

    La Policía cree que Darren D. Vann usó un servicio de prostitución en línea para atraer a las mujeres a Hammond y Gary –por lo general a edificios vacíos– antes de matarlas. Y dijeron que disfrutó luciendo su trabajo.

    "Se siente en la gloria", dijo un detective. "Está reviviendo todo, viendo fotos de las víctimas, muertas y vivas”.

    La Policía ha relacionado a Vann, de 43 años, a siete víctimas y "no tenemos idea de cuántas más", dijo el detective. Vann habría admitido cometer asesinatos que se remontan a 20 años.

    Pero también dijo que quiere morir, según las autoridades. Admitió que "se equivocó" después de que Afrika Hardy, de 19 años, fuera encontrada estrangulada la noche del viernes en un Motel 6 en Hammond. Los fiscales lo acusaron este lunes de homicidio y robo en relación con la muerte de Hardy.

    Los investigadores están reuniendo pruebas para acusar a Vann de haber cometidos otros seis homicidios. Y los detectives del Alguacil del Condado de Cook están indagando ahora en casos de asesinato sin resolver cometidos en los suburbios del sur.

    La ex esposa de Vann se sorprendió este lunes al enterarse de que se le relaciona con una cadena de homicidios. Estuvo casada con el sospechoso de 1995 a 2011 y no quiso que su nombre se hiciera público.

    La alcaldesa de Gary, Karen Freeman-Wilson, dijo que no está segura cuánto tiempo Vann ha vivido en el noroeste de Indiana.

    La Policía se enteró que un hombre con el nombre de "Big Boy Appetite" arregló una reunión con Hardy el viernes, de acuerdo con documentos presentados en corte.

    Pero cuando la mujer que había arreglado la cita entre Hardy y el hombre trató de ponerse en contacto con ella recibió mensajes de texto sospechosos, fue con un amigo a la habitación del hotel para ver lo que pasaba. Encontraron a Hardy muerta, según la Policía.

    Video de vigilancia muestra a un hombre identificado posteriormente como Vann llegar al motel, y más tarde salir corriendo de la habitación hacia un Jeep azul y alejarse. El SUV está registrado a nombre de la hermana de Vann, quien vive en Gary.

    Vann fue detenido en casa de un amigo en Gary.

    La Policía dijo más tarde que Hardy había comenzado a luchar con Vann durante el acto sexual. Indicó que la estranguló con sus manos –llevaba puestos guantes blancos– y luego usó un cable de extensión antes de llevarla a la tina del baño y dejarla ahí.

    Víctima quería "extender sus alas"

    La madre de Hardy, Lori Townsend, dijo este lunes que su hija era originaria de la zona de Chicago, pero vivió en Colorado desde que tenía 9 años de edad. Hardy se trasladó de nuevo a la zona de Chicago, porque "quería extender sus alas", Townsend dijo al Chicago Sun-Times.

    Hardy resultó ser la primera de siete mujeres que fueron encontrados muertos este fin de semana en el noroeste de Indiana. Una vez en custodia, Vann dijo a la policía dónde encontrar tres cuerpos más.

    Llevó a la Policía la noche del sábado a una casa vacía en la cuadra 400 de E. 43 en Gary. Los oficiales vieron sangre en las escaleras al sótano y encontraron el cuerpo de Anith Jones, quien fue reportada desaparecido el 8 de octubre.

    Vann vivió en Texas. Cumplió una pena de prisión de 5 años allí por agredir sexualmente a una mujer de Austin en su apartamento, dijeron las autoridades.

    Esa víctima era también una prostituta, de acuerdo con una orden para su arresto por el ataque de diciembre de 2007. Vann se reunió con ella en un hotel, la llevó a la habitación, le preguntó si era policía, luego le metió una zancadilla y trató de estrangularla.

    Vann amenazó con matarla, la golpeó varias veces en la cara y la violó antes de dejarla ir, según documentos legales.