Pánico en Virginia Tech

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Tensión en Puerto Rico tras inicio del residenciamiento

    VIRGINIA - El periodista Pete Williams aseguró que los oficiales de la policía están esperando la confirmación final pero todo indica que la segunda persona hallada sin vida sería quien asesinó al agente.

    En una conferencia de prensa, los responsables de Virginia Tech y la Policía evitaron confirmar esta versión. Sí afirmaron que el tirador no fue la persona que el agente asesinado detuvo en la parada de tráfico. Indicaron que las pericias tratarán de determinar si el efectivo fue herido mientras estaba en su automóvil.

    En tanto, las autoridades de la universidad señalaron, a través de Twitter, que se determinó que ya no existe una amenaza activa ni la necesidad de asegurar el lugar.

    Virginia Tech, como se conoce al Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia, había emitido un alerta a sus alumnos ante el reporte de disparos en el estacionamiento de su campus. En el estacionamiento del mismo fue hallado sin vida un policía y poco después en otro sector se descubrió una segunda víctima mortal.

    En el lugar se desplegó un fuerte operativo de seguridad para tratar de hallar al atacante. Hay 200 uniformados entre miembros de la policía local y el grupo SWAT. Además, dos agentes del FBI trabajan en la investigación de lo sucedido.

    Nuevos reportes de disparos fueron desmentidos por las autoridades. No obstante, los edificios de la universidad fueron evacuados y se pidió a los esudiantes que no salgan de sus habitaciones.

    NBC informó que el oficial de policía del centro y el sospechoso intercambiaron disparos en una parada de tráfico y que el hombre había huido. El sospechoso era un "hombre de raza blanca que viste un pantalón de gimnasia gris, una gorra gris y verde, una sudadera marrón y una mochila". Se dirigía hacia McComas, una sede de servicios de salud y asesoramiento.

    El 16 de abril de 2007, Virginia Tech se vio conmocionada por el ataque del estudiante surcoreano Cho Seung-Hui. El joven, que tenía antecedentes de trastornos psiquiátricos, mató a dos personas en un dormitorio y dos horas más tarde, en el edificio de aulas Norris Hall, dio muerte a 30 más y se suicidó. Dos docenas de personas sufrieron heridas de bala o daños al saltar por las ventanas para huir del atacante, en un incidente que reabrió el debate en los EEUU sobre la posesión de armas de fuego y la venta a personas con antecedentes de desequilibrios mentales. El ataque de Cho consumó la mayor matanza perpetrada por un solo civil en la historia reciente de los Estados Unidos. Virginia Tech, una universidad pública con alrededor de 30 mil estudiantes, tiene uno de los sistemas más avanzados del país de alerta de seguridad, instalado después de la masacre de 2007.