Increíble odisea mar adentro: estuvo 48 días en una trampa flotante