Ataques químicos: por qué son tan temidos y letales