Morir de tristeza: qué es el síndrome del corazón roto