Policía: planeó el “secuestro perfecto”, y ahora temen lo peor