Casa de la tortura: padres de niños encadenados sonríen ante juez