Chicago: gris, cubierto de neblina y casi invisible