Kansas Chiefs

Exentrenador de los Chiefs sentenciado a tres años de prisión por manejar borracho y herir a una niña

Britt Reid fue sentenciado por conducir ebrio, acelerar y chocar contra dos autos estacionados en febrero de 2021, lo que dejó a una niña de cinco años con un problema grave de daño cerebral.

KANSAS CITY, Missouri — El exentrenador asistente de los Kansas City Chiefs, Britt Reid, fue sentenciado el martes a tres años de prisión por conducir ebrio, acelerar y golpear dos autos estacionados el año pasado, lo que dejó a una niña de cinco años con un problema grave de daño cerebral. Reid se declaró culpable en septiembre de conducir en estado de ebriedad causando lesiones corporales graves.

El cargo conlleva una pena máxima de siete años de prisión, pero los fiscales acordaron pedir una pena máxima de cuatro años de prisión. Reid buscó la libertad condicional. La familia de la niña herida se había opuesto al acuerdo de culpabilidad. El juez de circuito Charles H. McKenzie sentenció a Reid el martes y estaba listo para ser detenido.

Los fiscales dijeron que Reid, hijo del entrenador de los Chiefs, Andy Reid, estaba intoxicado y manejaba a una velocidad aproximada de 135 kph (84 mph) en una zona de 65 mph cuando su camioneta Dodge chocó contra los autos en una rampa de entrada a la Interestatal 435 cerca del estadio Arrowhead el 4 de febrero de 2021. Una niña dentro de uno de los autos, Ariel Young, sufrió una lesión cerebral traumática. Un total de seis personas, incluido Reid, resultaron heridas.

Uno de los vehículos que golpeó se había parado debido a que se le había descargado la batería, y el segundo era propiedad de la madre de Ariel, que había llegado para ayudar. Reid tenía un nivel de alcohol en la sangre de 0.113% dos horas después del accidente, dijo la policía. El límite legal es del 0.08%. Después de la sentencia, la familia de Ariel emitió un comunicado a través del abogado Tom Porto diciendo que estaban indignados porque Reid no cumplió los siete años completos permitidos por la ley.

“Ninguna cantidad de tiempo en prisión será suficiente para castigar al acusado por el dolor y el sufrimiento que causó a esta familia y las dificultades continuas que Ariel seguirá soportando por el resto de su vida”, dice el comunicado. El abogado de Reid, J.R. Hobbs, dijo en un comunicado que Reid respeta la decisión de la corte.

“Él lamenta sinceramente y acepta la responsabilidad por su conducta y espera y reza por la recuperación continua (de Ariel)”, dijo Reid. La fiscal del condado de Jackson, Jean Peters Baker, dijo después de la sentencia que confiaba en que la notoriedad de Reid no influiría en la sentencia.

Ella había argumentado durante la audiencia que Reid debería ser sentenciado a cuatro años porque tomó una serie de malas decisiones que resultaron en un dolor a largo plazo para Ariel y su familia. “Creo que lo que sucedió hoy fue justicia”, dijo Peters Baker.

LA FAMILIA NO ACEPTA SUS DISCULPAS

Antes de la sentencia, se leyó en el expediente una declaración sobre el impacto en la víctima de la madre de Ariel, Felicia Miller. Ella dijo que las cinco víctimas del accidente se ofendieron porque Reid buscó la libertad condicional y no aceptaron sus disculpas por sus acciones.

Miller dijo que su hija, que estuvo en la corte el martes, ha mejorado pero todavía arrastra uno de sus pies cuando camina, verá a un médico para que le ponga aparatos ortopédicos en las piernas, tiene un equilibrio terrible y debe usar anteojos gruesos. Señaló que Reid tenía una condena previa y ha estado en prisión por DUI.

“¿Y está pidiendo libertad condicional? ¿En qué planeta esta conducta merece probación? ¿Puede la gente realmente emborracharse y causarle una lesión cerebral a un niño de 5 años y pensar que debería obtener libertad condicional?", escribió Miller.

Según la policía, la víctima también estaba bajo los efectos del alcohol.

Reid se disculpó antes de dictar sentencia y se volvió para mirar a Ariel y su familia mientras hablaba. Dijo que tiene una hija de la misma edad que Ariel y su familia ora por ella todas las noches. “Entiendo de dónde viene la Sra. Miller. Creo que me sentiría de la misma manera”, dijo. Reid se sometió a una cirugía de emergencia por una lesión en la ingle después del accidente.

Los Chiefs lo colocaron en licencia administrativa y su trabajo con el equipo terminó después de que se permitió que expirara su contrato. Este no es el primer problema legal para Reid, quien se graduó de un programa de tratamiento de drogas en Pensilvania en 2009 después de una serie de enfrentamientos con la policía.

Su padre era entrenador de los Philadelphia Eagles en ese momento. Los Chiefs llegaron a un acuerdo confidencial con la familia de Ariel en noviembre para pagar su tratamiento médico continuo y otros gastos.

Contáctanos