Cruel paliza en la frontera