Slim quiere oro, el pueblo se opone