Lloran a pareja muerta camino a picnic

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Héctor González, de 48 años, de Chicago, y su esposa María González, de 52, murieron junto con dos personas más el viernes en un choque frontal en el suburbio de Bridgeview.

    La Policía informó que un Camaro 2010, manejado por Aiman Salen, de 21 años, viajaba hacia el norte por la avenidaHarlem cuando chocó de frente con una camioneta Dakota que iba en dirección sur.

    El conductor de la camioneta, Héctor González y su esposa María, fueron declarados muertos en el lugar de los hechos.

    Salem, de Worth, y un pasajero en el Camaro, identificado como Alaa Mustafa Alkhatib, 24, de Palos Hills, también murieron en el accidente.

    El hijo de 13 años de los González fue llevado al hospital con heridas que no amenazan su vida.

    "Voy a extrañar a mi papá mucho", dijo Martín González, hijo de la pareja y quien no estuvo involucrado en el accidente. "Y hay gente que lo conoce que lo va a extrañar mucho también".

    Testigos señalaron que parecía que el Camaro estaba compitiendo con otro coche antes de que ocurriera accidente.

    "No tenía que suceder", dijo Lorie Heklowski, quien presenció el accidente. "Es triste que una familia esté de luto porque alguien decidió jugar a los arrancones”.

    Testigos encontraron al adolescente con vida después del accidente y cortaron el cinturón de seguridad para rescatarlo.

    "Yo estaba con [los testigos], hablando con el niño, tratando de decirle que mantuviera la calma”, dijo Heklowski.

    La Policía no confirmó que arrancones provocaran el accidente.

    "Cuatro personas perdieron la vida a causa de la estupidez", dijo Debbie Heradia, una testigo. "Es una pena".

    Cuatro corazones rojos con los nombres de las víctimas fueron colocados en la escena del accidente.

    "Ningún niño merece perder a ambos padres", dijo Sonja Clincy, una vecina de la pareja. "Es triste".