Lady Gaga, ¿rumbo al altar?