Reina de belleza, ¿y el crimen?