Especial: Abuelo Chema cumple años

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    José María Bernal nació en el estado de Jalisco, México en el año de 1910. Después de pasar gran parte de su vida trabajando con agricultor, emigró a Estados Unidos en 1986 y se convirtió en ciudadano en el 2007.

    El pasado 15 de octubre celebró su cumpleaños número 104.

    “Pues yo me levanto y en la mañana doy mi caminada hasta donde puedo y luego en la tarde otra vez. Y luego también haciendo collares. Por ahí me la paso divirtiéndome en eso”, dijo don Chema, quien vive en Batavia, Ilinois.

    Hoy en día, el abuelo Chema recuerda lo difícil que era en sus tiempos conseguir una novia. No obstante, tuvo dos esposas las cuales fallecieron.

    Y aunque sus ojos aun reflejan la tristeza por haberlas perdido, sus 14 hijos, 65 nietos, 118 bisnietos y 25 tataranietos alegran sus días.

    “Un gusto para mí…una cosa grande siento, como lleno de gusto. En mi mente pues me siento muy bien igual que ahorita”, indicó.

    Don Chema dice sentirse bendecido ya que a sus 104 años se mantiene muy activo y diariamente realiza caminatas y hasta recoge verduras y frutas de su jardín. Eso sí, cuida mucho su alimentación.

    “Pues mucha carne, no; estoy impuesto a comer sólo poquita: dos pedacitos y caldito y frijoles”, afirmó.

    El señor José María, atribuye su longevidad a los cuidados de su familia, buena alimentación y el placer de disfrutar de un buen tequila.

    “Nomás me hecho una copita diaria y ahí en soda”, explicó.

    Don Chema dice que nunca imaginó que viviría tantos años y nos compartió que le gusta la música en especial el mariachi. También deleita a su familia tocando la armónica. Además dice estar conforme con lo que ha vivido y que no le teme a la muerte.

    “No pues Dios nos dio la vida y Dios no la va a quitar. Yo al menos no tengo temor de la muerte que al cabo va a llegarse el día”, dijo.

    Hoy con pasos lentos pero firmes vive un día a la vez gozando del amor de sus hijos, nietos, bisnietos y tataranietos, quienes no pierden oportunidad de abrazarlo y consentirlo.

    "Ahorita no están todos pero juntándose todos nomás viera qué montón de familia", exclamó.