Escobar y el secuestro de un futuro vicepresidente VI