Escobar y la muerte de un periodista