Buscan responsables por atropellar niñas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    LOS ÁNGELES -- La policía sigue buscando en la zona de Los Ángeles a dos personas que abandonaron su camioneta deportiva después matar con el vehículo a tres adolescentes, atropelladas cuando pedían dulces la noche de Halloween.

    El domingo las familias de las jóvenes todavía no podían asimilar lo que ocurrió.

    Video: Buscan responsables por atropellar niñas

    Video: Buscan responsables por atropellar niñas
    (Publicado domingo 2 de noviembre de 2014)

    “Yo había prometido no llorar por mi esposa pero es difícil, muy difícil”, dijo Andrés González con lagrimas en sus ojos.

    El Honda negro quedó a poca distancia del paso de peatones de Santa Ana donde según testigos fueron atropelladas las dos gemelas de 13 años y su amiga, de la misma edad, el viernes por la noche.

    Los investigadores siguieron la pista del auto el sábado hasta la dirección donde estaba registrado, pero el propietario se había mudado, indicó el portavoz de la policía de Santa Ana Anthony Bertagna.

    "En este momento, no sabemos dónde vive el propietario registrado", señaló.

    Un testigo dijo al diario Los Angeles Times que las chicas vestían disfraces con mallas negras y ropa oscura cuando fueron atropelladas en un paso de peatones cerca de una escuela primaria en torno a las 6:45 de la tarde del viernes.

    Dos de ellas murieron en el acto y una tercera falleció cuando los paramédicos preparaban su traslado a un hospital, explicó el capitán de bomberos del condado de Orange Steve Concialdi. Las hermanas gemelas eran Lexi y Alexandra Pérez, y la tercera víctima era Andrea González, indicó el departamento del jefe de policía del condado.

    La parte delantera del vehículo quedó muy dañada, señaló Bertagna. Las autoridades están buscando imágenes de cámaras de vigilancia de las propiedades cercanas mientras entrevistan a testigos. Además, las autoridades recogieron pruebas del SUV, como huellas dactilares y muestras de ADN, señaló.

    "Era Halloween. Había mucha gente ahí fuera", dijo Bertagna. "Estos tipos abandonaron el vehículo. ¿Llamaron a alguien para que los recogiera? ¿Vivían en el vecindario? ¿Se escondieron en alguna casa?".

    Sharon Stewart, estilista que trabaja en una peluquería cerca del lugar del incidente, dijo al periódico Los Ángeles Times que comía afuera del negocio cuando escuchó el ruido como "de un terrible choque automovilístico. Un par de golpes secos".

    "Después escuché que alguien lloraba. Volteé, vi que un coche se iba y personas gritando. Pensé que se trataba de un vehículo que había atropellado a alguien y emprendía la huida", declaró.

    La camioneta pasó cerca de Stewart, quien tomó su auto y la siguió. Stewart dijo haber visto a un hombre joven que huía corriendo del lugar y escuchó cuando gritaba a quien ella pensó iba con él.

    "Yo sólo vi a un joven, pero sé que lo acompañaba alguien más", dijo.

    En otros lugares del país hubo heridos y muertos por atropellos.

    En la vecina ciudad de Irvine, la policía dijo que un hombre murió tras ser atropellado cuando acompañaba a su hijo de 4 años pidiendo dulces. El Register indicó que el niño sufrió heridas significativas y permanecía en estado crítico el sábado. El conductor cooperó con los investigadores.

    En el estado de Nueva York, un niño de tres años murió y una adolescente de 16 resultó herida de gravedad también al ser atropellados en la noche. La policía informó que el conductor de vehículo está cooperando con las autoridades y por el momento no han presentado cargos.

    En Florida, un niño de dos años que pedía caramelos con un grupo murió tras ser golpeado por un autobús. El niño se salió del carrito donde viajaba con otros dos niños y fue golpeado por un conductor que no le vio, según las autoridades.

    Por otro lado, las autoridades en el estado de Washington informaron que dos niñas de siete años y una mujer de 20 resultaron heridas de gravedad al ser atropelladas por un vehículo en Vancouver, cuando pedían golosinas durante la noche de Halloween.