De Chicago a Washington por la reforma