Alcades buscan aumentar ciudadanía

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE

    Los alcaldes de Chicago, Nueva York y Los Ángeles anunciaron este miércoles la creación de Ciudades por la Ciudadanía, una iniciativa para aumentar la naturalización de inmigrantes y robustecer las economías de las tres ciudades más grandes de Estados Unidos.

    "Los inmigrantes que se convierten en ciudadanos realizan contribuciones significativas a nuestras comunidades, a nuestras ciudades y al país, y es nuestro interés colectivo promover su naturalización", declaró el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, en un comunicado.

    Agregó que tanto él como los alcaldes de Nueva York, Bill de Blasio, y de Los Ángeles, Eric Garcetti, están "orgullosos" de encabezar una iniciativa que ayudará a miles de inmigrantes en todo el proceso de naturalización.

    Ciudades por la Ciudadanía permitirá aumentar los programas para convertir en ciudadanos a los inmigrantes que son residentes permanentes, con asesoría legal y microcréditos para ayudar a pagar su costo, que actualmente asciende a 680 dólares por persona.

    Esta iniciativa surge en medio del intenso debate político por la decisión del presidente Barack Obama de retrasar medidas ejecutivas que palíen la situación de los indocumentados mientras el Congreso, controlado por los republicanos, no apruebe su versión de la reforma migratoria.

    Los republicanos rechazan que la reforma migratoria contenga algún tipo de camino a la ciudadanía para los más de 11 millones de inmigrantes ilegales que se calcula hay en el país.

    Un estudio divulgado hoy por el Centro para la Democracia Popular (CPD), que será uno de los coordinadores de la iniciativa, estima que actualmente hay 8.8 millones de residentes permanentes en Estados Unidos en condiciones de convertirse en ciudadanos, y de ellos el 52% tiene bajos ingresos que dificultan el pago de las tasas que cobra inmigración.

    El estudio, titulado "Ciudadanía: una inversión sabia para las ciudades", señala que la naturalización facilitará el acceso a mejores trabajos con un aumento de hasta el 11% en los ingresos personales.

    En general se estima que en los próximos diez años la economía de Chicago recibiría 1,600 millones de dólares producidos por los nuevos ciudadanos, en Los Ángeles serían 2,800 millones y 4,100 millones en Nueva York.

    Garcetti reconoció que los inmigrantes son la columna vertebral de la economía de su ciudad, y, por ello, deben "alentar una mayor integración" en el tejido social y político de la urbe angelina.

    Por su parte, De Blasio destacó que el esfuerzo redundará además en "un aumento de la base de votantes y de contribuyentes".

    El programa ofrecerá talleres de ciudadanía y asesoría financiera y se trabajará con empresas que emplean a grandes cantidades de inmigrantes elegibles para convertirse en ciudadanos.

    Cifras del Departamento de Seguridad Nacional indican que el año pasado hubo 779,929 naturalizaciones, casi un 3% más que en 2012.

    El área metropolitana de Nueva York registró un aumento de casi un 37% en 2013 comparado con 2011, mientras que en el área de Los Ángeles el aumento fue del 12%.

    Sin embargo, en la región metropolitana que incluye a Chicago la cantidad de nuevos ciudadanos se ha mantenido estancada.

    Manuel Pastor, director del Centro para el Estudio de la Integración de los Inmigrantes, que también coordinará la iniciativa, declaró en el comunicado que se espera que otros alcaldes reconozcan "el profundo valor de esta iniciativa", y la propaguen por el resto del país.