Ya bajaste esas libras... ¡ahora a mantenerte!

Todo es cuestión de buenos hábitos. Aprende a vivir en tu peso comiendo sanamente y ejercitándote.

Ya hiciste todo el esfuerzo por bajar de peso, no dejes que toda esa energía invertida se pierda.
Ya hiciste todo el esfuerzo por bajar de peso, no dejes que toda esa energía invertida se pierda.
Crédito: Shutterstock
Por Salud y Bienestar y Punto. 27 de agosto de 2014

Cerraste tu boquita durante meses y te dedicaste a hacer ejercicio, te sometiste a una pesadísima dieta, o sí, lo lograste con liposucción. El caso es que ya estás por fin en tu peso ideal y ahora quieres mantenerte ahí.
Si lo hiciste de manera natural, quizás no te vaya a costar tanto trabajo, pues ya cambiaste tus hábitos y ya sabes qué hacer para estar en tu peso ideal, pero si te sometiste a dietas extremas o lo hiciste con otros métodos más invasivos ahora deberás hacer cambios de todo tipo.
En la página de la iniciativa que promueve Michelle Obama, Let’s Move, y que busca educar a las nuevas generaciones a mantenerse en su peso y tener una vida más sana, también hacen algunas recomendaciones a los padres, que tú también puedes seguir, y que de paso ayudarán a tu familia.
1. Siempre ten fruta fresca a la mano: Para que cuando ataque el hambre, tanto tú como tu familia puedan saborear un nutritivo refrigerio en lugar de recurrir a dulces, golosinas o pastelitos.


2. Camina con tu familia después de la cena: No sólo les ayudará a alejar el sobrepeso de tu casa e inculcará buenos hábitos también en tus pequeños, sino que les ayudará en la integración y unión familiar.


3. Planea un menú para la semana: Es mucho más fácil controlar las calorías cuando se planea con anticipación. No sólo te ayudará a comer más nutritivo, sino a economizar. Involucra a tus hijos en la planeación del menú semanal para que vayan aprendiendo a balancear sus comidas.


4. Apaga las pantallas cuando comes: No te sientes frente a la computadora o a la tele mientras comes, ni dejes que los demás lo hagan. Si están en familia conversen y aprovechen este tiempo juntos. Si estás sola, regálate este tiempo para poder relajarte y disfrutar concientemente de tu comida.