Menos sal, más salud

Limita el consumo de sodio en tu alimentación y tendrás una vida más sana.

Menos sal, más salud
Crédito: Shutterstock
Por Telemundo Local 31 de agosto de 2014

A más de uno de nosotros nos ha ocurrido ir a un restaurante y que el suculento platillo que ordenamos, según nuestro paladar, “sepa insípido”. En esos momentos nos dejamos guiar por nuestro sentido del gusto y le agregamos un montón de sal. Puede que muchas veces al condimentar nuestros alimentos nos hayamos excedido en el consumo básico de sodio y ni siquiera lo sabemos, o peor aun, no nos preocupa porque lo más importante en esas ocasiones es “comer bien.”
El poeta satírico Junio Juvenal decía que: “Las bromas son como la sal: se deben usar con gran precaución” Y es que este gran escritor conocía las consecuencias de comer sal en exceso. ¿Tú, las conoces?
9 de cada 10 estadounidenses comen mucho más sal de la que necesitan y al abusar de la sal están aumentando el riesgo de padecer problemas de salud como la presión arterial alta. ¡Te proponemos algunos consejos que te ayudarán a reducir su consumo en tu dieta!
¡Conoce tu límite de sodio!
Los adultos sanos necesitan limitar su consumo de sodio a no más 2.300 mg al día: aproximadamente 1 cucharadita de sal.
Algunas personas, incluidos los niños y las personas con presión arterial alta, necesitan 1.500 mg al día.
Recuerda que lo más recomendable es que le preguntes a tu médico cuánto sodio está bien para tu organismo.
Las etiquetas son buenas amigas
Utiliza la etiqueta de información nutricional para verificar la cantidad de sodio que contiene cada producto. Trata de elegir productos con un 5% del Valor Diario (DV) o menos. Un contenido de sodio de 20% VD o más, es alto.
Escoge los alimentos etiquetados como "bajo en sodio” o "sin sal añadida".
Menos es más
Elige verduras, frutas, frijoles y arvejas, que son naturalmente bajos en sodio.
Al comprar vegetales enlatados y frijoles, elige los que digan en las etiquetas: "bajo en sodio” o "sin sal añadida".
Compara el sodio en los alimentos como el pan, la sopa y las comidas congeladas. Elige los que tienen menos sodio.
Limita el consumo de los alimentos procesados, especialmente los alimentos que son salados, ahumados o curados, como los “hot dogs” el tocino y los embutidos.
Prepara tus comidas con menos sodio

Si compras alimentos enlatados (como verduras, legumbres o pescado), elige las variedades bajas en sodio.
Consume mantequilla sin sal o margarina blanda.
No agregues sal al agua cuando cocinas la pasta o el arroz.
Prueba diferentes hierbas y especias para dar sabor a los alimentos, como el jengibre o el ajo.
Es fácil aplicar estos consejos y para nada te pedimos que los sigas todos al pie de la letra, incorpora unos cuantos a tu dieta diaria y verás la diferencia.
Cuéntanos, ¿conoces otras alternativas para limitar el consumo de sodio?
FUENTES:
Healthfinder