Estudio: bebedores de café viven más

Uno de los placeres simples de la vida es ahora un poco más dulce.

Estudio: bebedores de café viven más
Crédito: AP
Por AP 11 de agosto de 2014

Uno de los placeres simples de la vida es ahora un poco más dulce. Después de años de investigación charlatana sobre el café y la salud, un extenso estudio encontró que los bebedores de café, tanto regular como descafeinado, son un poco más propensos a vivir más tiempo.
El estudio de 400,000 personas es el más grande que se ha realizado sobre el tema y los resultados deberían tranquilizar a los amantes del café que se sienten culpables porque piensan que les puede hacer daño.
"Nuestro estudio sugiere que en realidad ese no es el caso", dijo el investigador principal, Neal Freedman, del Instituto Nacional del Cáncer. "De hecho puede haber un modesto beneficio del consumo de café."
Nadie sabe por qué. El café contiene miles de cosas que pueden afectar a la salud, desde antioxidantes que benefician, hasta pequeñas cantidades de sustancias relacionadas con el cáncer. El ingrediente más ampliamente estudiado - la cafeína - no jugó un papel importante en los resultados del nuevo estudio.
No es que los estudios anteriores estaban equivocados. Hay evidencia de que el café puede aumentar el colesterol LDL, o colesterol malo y la presión arterial por lo menos a corto plazo, lo que a su vez puede aumentar el riesgo de enfermedades del corazón.
Incluso en el nuevo estudio, inicialmente parecía que los bebedores de café tenían más probabilidades de morir en cualquier momento dado. Sin embargo, también tendían a fumar, beber más alcohol, comer carne más roja y hacen menos ejercicio que los no bebedores de café. Una vez que los investigadores tomaron en cuenta esos factores, surgió un patrón claro: cada taza de café por día ayuda a aumentar las posibilidades de vivir más tiempo.
El estudio fue realizado por el Institutos Nacionales de Salud y la AARP. Los resultados fueron publicados en el “New England Journal of Medicine”.
Sin embargo, esto no prueba que el café hace que las personas vivan más tiempo, sólo demuestra que parece haber una relación. Al igual que la mayoría de los estudios sobre la dieta y la salud, éste se basó estrictamente en la observación de los hábitos de la gente y que resultados hubieron en la salud. Por lo tanto, no se puede probar la causa y efecto.
Pero con tanta gente, más de una década de dar seguimiento a muertes y suficiente muertes para comparar "ésta probablemente sea la mejor evidencia que tenemos" dijo el doctor Frank Hu, de la “Harvard School of Public Health”. Él no participó en este estudio, pero ayudó en otro anterior, que el que también se encontraron beneficios del café.
El nuevo estudio comenzó en 1995 y participan miembros de AARP de entre las edades de 50 a 71 años, residentes de California, Florida, Louisiana, Nueva Jersey, Carolina del Norte, Pennsylvania y Atlanta y Detroit. No se incluyeron a personas que ya tenían enfermedades cardiacas, derrames cerebral es o cáncer. Tampoco a las personas que seguían dietas extremas, de bajo o alto consumo calorífico.
De los 402,260 participantes, alrededor de 42,000 no bebían café. Alrededor de 15,000 bebían seis o más tazas al día. La mayoría de la gente bebía dos o tres tazas al día.
Para el 2008, unos 52,000 de ellos habían muerto. En comparación con aquellos que no bebían café, los hombres que tenían dos o tres tazas al día eran un 10 por ciento menos propensos a morir a cualquier edad. Para las mujeres, fue de 13 por ciento.
Incluso una sola taza al día parece reducir el riesgo un poco: 6 por ciento en hombres y el 5 por ciento en las mujeres. El efecto más fuerte estaba en las mujeres que tenían cuatro o cinco tazas al día - un riesgo del 16 por ciento menor de muerte.
Los bebedores de café tenían menos probabilidades de morir de enfermedad cardiaca o respiratoria, apoplejía, diabetes, lesiones, accidentes o infecciones. Sin embargo, no se observó efecto alguno sobre el riesgo de muerte por cáncer.
Alrededor de dos tercios de los participantes del estudio bebieron café regular y el resto, descafeinado. El tipo de café no hizo ninguna diferencia en los resultados.