Calorías escondidas: ¡descúbrelas!

No te prohíbas alimentos, pero atiende a la cantidad de calorías que consumes.

Calorías escondidas: ¡descúbrelas!
Por TELEMUNDO LOCAL 5 de agosto de 2014

Si a pesar de la dieta no adelgazas tan rápido como deberías, puede que estés consumiendo calorías escondidas: esas que están en las comidas con alto contenido de grasas y azúcar, y que ingerimos debido a que no registramos el número de calorías por porción.
Por ejemplo, una cucharada de mayonesa tiene unas 100 calorías. Cuando preparamos un sándwich, no medimos la cantidad y usamos de más. Otro ejemplo es la cocción con aceite: la porción es de una cucharadita que contiene 45 calorías, pero no solemos medir la porción cuando cocinamos.
También están en los alimentos envasados y procesados, por ejemplo, cereal instantáneo, pastas, comidas congeladas, etc. Si quieres evitar las calorías escondidas allí, mira el número de calorías por porción antes de comprar un alimento y presta atención a las etiquetas de información nutricional.
Las comidas rápidas y las de algunos restaurantes pueden tener calorías escondidas debido al excesivo tamaño de la porción (distorsión del tamaño de la porción) y a la manera en que son procesadas. Mucha comida rápida es frita, por eso contiene mucha grasa, y muchas calorías.
Según Martina Gallagher, profesora asistente en University of Texas Health Science Center at Houston (UTHealth) School of Nursing, una forma fácil de cuidarte de las calorías escondidas es calculando el contenido de grasa y azúcar de un alimento en cantidad de bloques de manteca (4 gramos) y sobres de azúcar (4 gramos). Mira la etiqueta, calcula a cuántos bloques y sobres equivale y pregúntate si quieres añadir esa cantidad de manteca o azúcar a tu dieta. Si la respuesta es no, busca una alternativa más liviana. Si quieres consumirlo igual porque te gusta, compensa con otros alimentos libres de grasa o azúcar.
Otros consejos de la experta: no te prohíbas alimentos, pero atiende a la cantidad de calorías que consumes; si comes comida rápida, elige la más liviana; si las porciones son grandes, compártelas; no comas afuera muy seguido.
Recuerda que la mejor manera de evitar las calorías escondidas es comer más frutas, vegetales (que casi no tienen grasas) y comidas preparadas en casa. Así ingerirás menos calorías y te sentirás más llena. Preparando la comida en casa siempre sabrás lo que contiene cada plato.
Fuente: Martina Gallagher, profesora asistente en University of Texas Health Science Center at Houston (UTHealth) School of Nursing.