Mutilan a perro vivo en Puerto Rico

El hecho conmocionó a la isla, mientras organizaciones de protección animal y autoridades investigan el abuso.

MAYO, 2013: Causa indignación el hallazgo de un perro que habría sido mutilado estando vivo. <br /><br /> Mutilan a perro vivo en Puerto Rico <br />
MAYO, 2013: Causa indignación el hallazgo de un perro que habría sido mutilado estando vivo. Mutilan a perro vivo en Puerto Rico
Crédito: Getty
Por AP 1 de septiembre de 2014

SAN JUAN, Puerto Rico - Las autoridades de puerto Rico investigan lo que dicen es uno de los peores casos de abuso contra los animales que han visto en el país: un perro vivo al que le cortaron la mayor parte de las cuatro patas y los huesos quedaron expuestos.


Los integrantes de un grupo que alimenta mascotas abandonadas e intenta hallarles viviendas dijeron el martes que encontraron al cachorro mutilado el fin de semana en un estacionamiento cerca de un centro turístico en el poblado costero norteño de Hatillo. Lo habían visto cuando lo alimentaron el viernes.


La última vez que lo vieron jugueteando en la playa con su madre no había sufrido abusos.


Los miembros del grupo de rescate animal Rabito Kontento nombraron "Océano" al cachorro callejero negro. Mariel Rojas, que dirige al grupo, indicó que lo llevó a toda prisa a un veterinario, pero le dijeron que sus huesos se estaban pudriendo y la infección era demasiado grave como para ser atendida. Fue sacrificado el domingo.


El caso generó indignación en Estados Unidos y reanimó las exhortaciones para acabar con la crueldad contra los animales en Puerto Rico, que poco a poco ha ido reconociendo sus derechos y castigando los casos de abuso.


"Sin importar lo que haya hecho ese perro, no se merece eso", dijo Sperry Brown de Agentes Investigadores de la Crueldad contra los Animales, un grupo sin fines de lucro que trabaja con la policía para castigar ese tipo de casos.


Aun así, Iris Quiñones, presidenta de dicha organización, dijo que a la mayor parte de la gente declarada culpable de lastimar a los animales se les ordena pagar una multa de 500 dólares, un castigo que ella considera no tiene gran impacto para que modifiquen su proceder.