Sandra Ávila, la consentida del FBI

El FBI accedió a cumplir los caprichos de Sandra Ávila cuando estaba en un centro de deportación en Texas. Ropa y maquillaje de Walmart.

Sandra Avila
Sandra Avila
Crédito: AP
Por TELEMUNDO LOCAL 27 de agosto de 2014

Sandra Ávila es una mujer con carácter, persuasión y coqueta, cualidades que demostró durante su estancia en el centro de deportación de Texas, mientras esperaba ser trasladada a México.


Según cuenta El Universal, medio que destapó la noticia, una serie de correos privados entre autoridades de EEUU y México describirían las peticiones de Sandra ante los carcelarios.


La mujer, ni corta ni perezosa, pidió a las autoridades que la custodiaban, algo "más cómodo" para ponerse, además de un delineador de cejas y un estuche de maquillaje.


A pesar de que en el centro de internamiento se abastece al interno con ropa, Ávila logró movilizar a nada más y nada menos que al FBI para que le trajeran unos jeans ajustados y una sudadera blanca, además de artículos de belleza que los agentes adquirieron en Walmart.


Pero eso no sería todo, ya que según El Universal, una noche, Sandra pidió pastillas para dormir y tras ser evaluada por los doctores, decidieron dárselas. Le llevaron un par de cápsulas compradas en Walgreens.


La Reina del Pacífico también pidió hablar con su abogado en varias ocasiones así como un cambio de celda, de una de aislamiento, a una de "población general", tras haberse golpeado la cabeza intencionalmente, según reza uno de los correos consultados por El Universal.


Sandra gozó de privilegios hasta su último día en el centro. Según uno de los correos, a la Reina la escoltaron 15 agentes de ICE, cargando armas largas y 11 elementos del Aeropuerto de El Paso, es decir, unos 13 más de lo común.


Ávila Beltrán fue detenida en septiembre de 2007 y acusada por la Fiscalía mexicana de introducir en ese país varias toneladas de cocaína en 2002 junto con su pareja sentimental, el colombiano Juan Diego Espinosa, alias "El Tigre".


Recientemente la llamada reina del pacifico fue declarada no culpable de los cargos de Narcotrafico y Asociación Delictuosa en EEUU, pero si de un cargo de apoyar economicamente a una persona ligada al narcotrafico, su condena fue de 70 meses que al 2013 ya se dan por cumplidos.


En la actualidad enfrenta cargos por delincuencia organizada, lavado de dinero y conspiración para el tráfico de drogas.