Salvaje ataque en Wicker Park

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Cuatro estudiantes de alto honor enfrentan cargos criminales luego de que una cámara de seguridad lo captó golpeando salvajemente a un hombre en el vecindario de Wicker Park, luego de que presuntamente se hicieran pasar por compradores interesados de una bicicleta de la víctima.

    Eric Batlle, de 20 años, puso a la venta su bicicleta anunciándola en las redes sociales con la intención de que se la compraran una semana antes de comenzar estudios en Northern Illinois University.

    [Policía combatirá tiroteos en autopistas]

    Luego de encontrar al que él pensaba era un comprador serio, organizó un encuentro la noche del martes en una gasolinera en Wicker Park, pero cuando llegó Battle dijo fue emboscado y atacado por un grupo de adolescentes.

    Captado en Cámara: Salvaje golpiza en Wicker Park

    Captado en Cámara: Salvaje golpiza en Wicker Park
    Un presunto encuentro para comprar una bicicleta acabó con una brutal golpiza de parte de un grupo de estudiantes de altos honores. (Publicado jueves 20 de agosto de 2015)

    “Lo primero que vi fue a alguien rosearme gas pimienta en la cara”, dijo Batlle ”Trate de cubrirme pero fue imposible".

    Armados con palos y gas pimienta, Batlle dijo que los atacantes aumentaron la intensidad de sus golpes luego de rociarlo con gas pimienta. 

    Un video captado por las cámaras de seguridad captó la golpiza la cual duro por más de cinco minutos.

    [Donald Trump el favorito, según encuesta en IL]

    Battle luego fue llevado al hospital para recibir asistencia médica.

    La policía identificó a los asaltantes como Patrick T. Moran, 18, de la cuadra 4800 de South Cornell Avenue; Carter A. Coates, 18, de la cuadra 1300 de North Leavitt Street; Andrew B. Patterson, de 18 años, de la cuadra 1100 de West Grand Avenue y Michael K. Kralis, 18, de la cuadra 8500 de North Keating Avenue, en Skokie.

    [Calibre 50 canta sobre problemas de México]

    Según el Chicago Tribune todos los jóvenes involucrados en el ataque son estudiantes de 4 puntos y algunos inclusive habían sido aceptados en universidades prestigiosas. 

    La familia de cada uno de los adolescentes le contrataron abogodos privados defenderlos durante el transcurso del caso judicial.