Exonerado de asesinato vuelve a prisión por tiroteo

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Chicago Police

    En el 2009, Thaddeus Jiménez, decía estar feliz pues acababa de ser liberado de la cárcel, luego de pasar 16 años tras las rejas y comprobar que no era responsable por un asesinato del cual se le culpó a sus trece años de edad.

    Sin embargo a esa edad ya había tenido varios encuentros con la policía, pues ellos aseguraban que era el líder de una pandilla local.

    [Atacan salvajemente a hombre en Wicker Park]

    Luego de su liberación, Jiménez ganó una demanda en contra de la policía de Chicago y en el 2013 recibió $25 millones de dólares como compensación.

    Sin embargo hoy Jiménez tiene 36 años de edad, y nuevamente está tras las rejas. Según reportes oficiales esta vez le acusan de un tiroteo que ocurrió por la cuadra 3500 de la avenida West Belle Plaine en Albany Park el 17 de agosto poco después de las 11 a.m.

    En el acto estuvo acompañado de José Román de 22 años de edad, pero la policía determinó que fue Jiménez quien hirió a un hombre de bala en ambos pies, y luego los sospechosos huyeron de la escena a alta velocidad en un vehículo Mercedes de lujo, pero fueron avistados por policías que tras perseguirlos lograron capturarlos y confiscarles dos armas, una de ellas del color asociado con su pandilla.

    [Los "top" nombres para perros en Chicago]

    Por este incidente Jiménez, recibió seis cargos de felonía por asalto agravado, posesión y uso ilegal de un arma y dos cargos menores por manejar a alta velocidad con una licencia suspendida
    Mientras su acompañante Román recibió cargos similares.

    Hoy en corte, ambos tuvieron representación privada. Pidieron que se les estableciera una fianza y estos se negaron a dar detalles de su caso.

    [Te puede interesar: Un policía sorprende a todos con su baile. Míralo aquí]

    Pero la representante de la procuradora del Condado Cook, indico que la víctima es un ex-pandillero que se alejó de la agrupación de Jiménez, quien expresó que este era el líder de una pandilla que reclutaba gente ofreciéndoles armas y autos lujosos.

    Al final la juez le negó su derecho a fianza tanto a Jiménez como a Román.