Cambios legales para repoblar Detroit

El gobierno federal advirtió que el plan de Michigan para repoblar Detroit con 50,000 inmigrantes requeriría cambios en la legislación de inmigración.

Rick Snyder, gobernador de Michigan
Rick Snyder, gobernador de Michigan
Crédito: EFE
Por EFE 10 de agosto de 2014

Washington--El Gobierno de Estados Unidos advirtió hoy de que el plan del estado de Michigan para repoblar la deprimida Detroit con 50,000 inmigrantes con visados especiales requeriría un cambio en la legislación de inmigración para llevarse a la práctica.


Así lo aseguró hoy la portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf, en una rueda de prensa en la que explicó que los visados que pretenden emplearse para atraer población a la ciudad del motor ya existen y que, para usarlos con otros propósitos, se tendrían que modificar las leyes migratorias.


El gobernador de Michigan, Rick Snyder, propuso este jueves a las autoridades federales la creación de unos visados especiales para que en los próximos cinco años 50,000 inmigrantes de alta formación se trasladen a Detroit, una ciudad sumida en la crisis y que se declaró en bancarrota el año pasado.


Dicho visado, según la propuesta, no requeriría que el inmigrante necesitase una oferta de trabajo previa para entrar en el país.


Las autoridades federales sólo pueden expedir 40,040 visados EB-2, los dirigidos a profesionales extranjeros con alta formación o habilidades excepcionales en tecnología, ciencia, arte o la industria del automóvil.


Esa cuota es anual para todo el país y nunca antes se han autorizado visados para una ciudad o un estado concreto.


"Para que la recuperación económica sea mejor y más rápida, pedimos al gobierno federal: dennos 50.000 visados para cinco años para inmigrantes altamente formados, que vivan y trabajen en Detroit", explicó hoy Snyder, en un panel sobre la reforma migratoria en el National Press Club de Washington.


"Aquí hay una oportunidad para una ciudad que ya está volviendo, a pesar de la bancarrota. Es una oportunidad espectacular", aseguró Snyder sobre la ciudad que afronta la peor crisis municipal de la historia de EstadosUnidos.


"Esto no requiere dólares del presupuesto y es una forma de superar los problemas económicos, insistió el gobernador de Michigan.


"Nuestro sistema inmigratorio está roto. Nuestro país necesita una amplia reforma que conduzca a la ciudadanía, continúe reforzando la seguridad de la frontera y lleve nuestro sistema al siglo XXI", añadió Harf, por su parte, quien recordó el compromiso de Obama a que la nueva ley sobre inmigración se apruebe este año.