Misisipi se contagia de Arizona

El gobernador, Phil Bryant giró instrucciones de no otorgar beneficios públicos a los "dreamers".

Misisipi se contagia de Arizona
Crédito: Shutterstock
Por AP 2 de agosto de 2014

JACKSON (Misisipí) - El gobernador de Misisipí, Phil Bryant ha dispuesto que las oficinas estatales no otorguen prestaciones públicas a los inmigrantes que viven ilegalmente en el país y que se acojan al nuevo programa federal que evita que sean deportados, una orden que refuerza la actual ley estatal.


Al mismo tiempo, los legisladores sostuvieron el jueves una prolongada audiencia pública sobre si Misisipí debe emitir una nueva ley que permita a la policía verificar el estatus migratorio de cualquier persona que detenga, como sucede en Arizona, Georgia y Alabama.


El Comité Judicial B de la Cámara de Representantes se reunió por más de cuatro horas y escuchó una amplia gama de opiniones. El presidente de la comisión Andy Gipson, republicano, dijo que el grupo se reunirá nuevamente antes de que comiencen las sesiones legislativas en enero de 2013


María Mazy, de 19 años, mexicana de origen y nacionalizada estadounidense, dijo a los legisladores que teme que la nueva ley "destruya la paz y tranquilidad de la que mi familia y yo disfrutamos".


Thomas Ray Floyd, dueño de una pequeña constructora, dijo que está en desventaja competitiva porque otras empresas contratan a trabajadores sin papeles y les dan salarios más bajos.


Bryant, un republicano, emitió la orden antes de que se reunieran los legisladores. El gobernador considera que el gobierno federal ha hecho un trabajo deficiente para controlar la inmigración.


El presidente Barack Obama emitió hace poco una orden que evita la deportación a personas menores de 30 años que llegaron al país antes de los 16. Entre otras condiciones, no deben tener antecedentes penales y deben estar estudiando. Los beneficiados con la medida pueden solicitar permisos de trabajo.


La gobernadora de Arizona, Jan Brewer, también republicana, firmó la semana pasada una orden donde instruyó a las agencias estatales negar permisos de conducir y otras prestaciones a los inmigrantes sin permiso legal que obtengan permisos de trabajo bajo la ley de Obama.


Arizona tiene una de las leyes migratorias más estrictas del país y Bryant la ha citado como el modelo que desea para Misisipí.