¡Se salvan en la raya!

Bárbara, Laura y Silvia Avelar iban a ser deportadas el mismo día que Obama anunció la medida. Prepárate para el examen de ciudadanía en español En inglés

En la foto de izquierda a derecha, Bárbara y Silvia Avelar.
En la foto de izquierda a derecha, Bárbara y Silvia Avelar.
Crédito: Brian Nicholson, Deseret News/KSL.com
Por AP 19 de agosto de 2014

WEST VALLEY CITY, Utah - Tres hermanas que enfrentan la deportación a México después de haber vivido casi 20 años en Estados Unidos dijeron sentirse aliviadas por la decisión del presidente Barack Obama de suavizar la aplicación de las leyes de inmigración.


Los tres miembros de la familia Avelar en el área de Salt Lake City - Bárbara, Laura y Silvia - enfrentaban originalmente el viernes como fecha límite para su deportación, el mismo día que Obama hizo el anuncio.


Aunque las autoridades del Servicio de Inmigración y Aduanas les garantizaron un inusual aplazamiento de un año de su orden de deportación a principios de mes, las hermanas le dijeron a KSL, un medio local (http://bit.ly/MWlPXS ) que acogían la decisión de Obama de darle una oportunidad a los inmigrantes sin autorización legal para quedarse en el país y trabajar.


El viernes 15 de junio, la fecha límite para la deportación, se cernía sobre ellas mientras contemplaban dejar a sus hijos y cónyuges para cumplir con la orden.


"El 15 de junio nos parecía un día realmente malo. El 15 de junio es un día mejor ahora que nos enteramos del anuncio de Obama", dijo Bárbara Avelar.


Las hermanas - todas mormonas- llegaron a Estados Unidos en 1993 con visas de turista cuando tenían 8, 10 y 13 años. Silvia Avelar dice que se quedaron después del vencimiento de sus visas, pero sostiene que un inescrupuloso abogado nunca presentó la documentación adecuada de sus padres.


Ellas continuaron viviendo en Utah, donde se graduaron de la escuela secundaria, se casaron y formaron familias.


En diciembre, los funcionarios de inmigración allanaron sus casas y terminaron por deportar a sus padres a México.


Bajo el plan del gobierno Obama, los inmigrantes sin permiso legal serán inmunes a la deportación si fueron traídos a Estados Unidos antes de cumplir los 16 años y son menores de 30, han estado en el país durante al menos cinco años continuos, no tienen antecedentes penales, se graduaron de una escuela en Estados Unidos, obtuvieron una certificación del Examen de Desarrollo de Educación General, o GED por sus siglas en inglés, o prestaron servicio en el ejército.


Una de las hermanas Avelar, Silvia, de 27 años de edad, claramente puede optar por la inmunidad de la deportación. Sin embargo, Barbara, de 30 años, y Laura, de 34 años, podrían tener demasiada edad para optar, a pesar de no tener antecedentes y contar con diplomas de la escuela secundaria.


En cualquier caso, la familia acoge el anuncio de Obama.


"Significa mucho en estos momentos, sobre todo con lo que hemos atravesado. En este momento nos parece que es sólo un poco de luz al final del túnel", dijo Bárbara Avelar a KSL.


Las mujeres no están seguras de qué manera la orden ejecutiva va a afectar su caso. Su abogado sigue trabajando en los tribunales para reabrirlo.


El representante Chris Herrod, republicano por Provo, criticó la decisión de Obama, al asegurar que la reforma de inmigración debe dejarse en manos de la rama legislativa del gobierno.


"No creo que sea la solución correcta", dijo. "Premia a personas que hicieron mal las cosas y en muchos sentidos castiga a la gente que hace las cosas correctamente".