Dos ositos huérfanos vuelven a vivir al bosque

Dos ositos huérfanos vuelven a vivir al bosque

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    RTV
    Los oseznos huérfanos son cuidados por el personal del Fondo Internacional para la Protección de los Animales, antes de ser devueltos al bosque.

    Dos oseznos que habían quedado huérfanos fueron liberados en un bosque del oeste de Rusia, en la región de Tver el jueves pasado.

    Los cachorros fueron rescatados entre enero y febrero y criados por personal y voluntarios del Fondo Internacional para la Protección de los Animales (IFAW, por sus siglas en inglés).

    Se les colocaron a los ositos microchips y unos científicos les tomaron sus muestras biométricas antes de meterlos en contenedores, conducidos al bosque y puestos en libertad.

    Devuelven a osos huérfanos a su hábitat natural

    Devuelven a osos huérfanos a su hábitat natural
    Voluntarios del Fondo Internacional para la Protección de los Animales pusieron en libertad a dos oseznos en un bosque de Rusia. (Publicado sábado 26 de septiembre de 2015)

    El IFAW tiene programado enviar a su hábitat a otros 16 cachorros en los próximos días.

    El Centro de Rescate de Osos del IFAW ha venido apoyando esfuerzos para salvar y rehabilitar a oseznos huérfanos en Rusia desde 1997.

    Allí rehabilita a un promedio de 12 cachorros de oso pardo al año.

    Todos los años, entre enero y marzo, residentes, trabajadores forestales y a veces también cazadores llevan al centro a oseznos que han sido separados de sus madres a causa de la tala o la caza furtiva.

    El tipo de caza en el que la madre es sacrificada durante la hibernación es considerada especialmente cruel, porque suele resultar en la muerte de los críos por inanición o frío.

    Rusia prohibió esta variación de la caza de osos en el año 2011, gracias a lo cual se redujo la cantidad de oseznos huérfanos en casi 70%.

    Pero el IFAW afirma que los osos en el país siguen enfrentando otras amenazas, incluidas la caza furtiva y la tala de árboles.

    El personal del centro cría a los cachorros en un ambiente lo más parecido posible a su hábitat natural, para que puedan adpatarse fácilmente cuando los sueltan en el bosque.

    Entre enero y abril, estos cachorros fueron mantenidos en un hogar caliente y alimentados con biberón.

    Luego fueron trasladados a un lugar cercado en el bosque, donde aprendieron a buscar alimentos por sí mismos.

    En los últimos 20 años, unos 240 oseznos han sido rescatados, criados y liberados por empleados y voluntarios del IFAW.