Obama promete ayudar a emprendedores cubanos

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Obama durante el encuentro con los emprendedores cubanos en la cervecería de la Avenida del Puerto, en La Habana.

     El presidente Barack Obama, prometió este lunes ayudar a que los emprendedores de Cuba prosperen porque, según aseguró, "cree en el pueblo cubano" y afirmó, además, que seguirá trabajando para adoptar cambios que permitan mejorar y aumentar el acceso a internet en la isla.

    Tras su reunión en el Palacio de la Revolución con el mandatario Raúl Castro, Obama participó en un foro con "cuentapropistas" -como se conoce a los emprendedores del incipiente sector privado de la isla-, empresarios estadounidenses y representantes de compañías estatales cubanas.
    La economía cubana "está empezando a cambiar", aseguró Obama al elogiar el "espíritu" de los "cuentapropistas" y destacar que Estados Unidos "está listo" para ayudarles a "tener éxito".
    "La conclusión es que creemos en el pueblo cubano", subrayó.
    Según Obama, como ocurre ahora en Cuba, algunas de las grandes compañías privadas de EEUU "nacieron pequeñas, incluso en un garaje".
    A juicio del mandatario, "el futuro económico de Cuba" y su capacidad de cumplir las "aspiraciones" de su pueblo dependerá del crecimiento del sector privado en paralelo a la acción del Gobierno, una tarea que "no es fácil", según admitió.
    El emprendimiento "crece con fuerza" cuando hay un entorno en el que "todo el mundo tiene la oportunidad de triunfar", enfatizó Obama.
    "Estoy aquí hoy para decir que Estados Unidos quiere ser vuestro socio", aseguró.
    Asimismo, Obama anotó que algunas de las medidas tomadas dentro del proceso de normalización con Cuba, como la relajación de algunas restricciones de viaje y la autorización del uso del dólar en la isla, van a beneficiar directamente a estos cuentapropistas.
    "Más estadounidenses viniendo a Cuba significa más clientes para sus negocios", ejemplificó el presidente ante los asistentes.
    Además, Obama anunció que, por primera vez, la cumbre global de emprendimiento que organiza Estados Unidos y que este año se celebrará en Silicon Valley (California) invitará a varios pequeños empresarios cubanos.
    Desde 2010, las reformas económicas aplicadas por el presidente Raúl Castro han abierto espacios a la iniciativa privada en la isla, lo que ha permitido que proliferen negocios que antes escaseaban como restaurantes, cafeterías, hostales, gimnasios, salones de belleza o servicios de tecnología.
    De acuerdo con cifras facilitadas por la Casa Blanca, esa apertura ha permitido pasar de unos 145.000 empleos vinculados al sector privado en Cuba en 2009 a unos 500.000 en 2015.
    Durante el foro, moderado por la periodista de origen cubanoestadounidense Soledad O'Brien, Obama respondió a preguntas de varios de los "cuentapropistas" asistentes, entre ellos Idania del Río, una diseñadora gráfica e ilustradora, y Gilberto "Papito" Valladares, un barbero.
    Por otro lado, Obama remarcó que todavía hay "muy pocos" cubanos con acceso a internet y aquellos que sí lo tienen normalmente deben usar conexiones "caras y lentas".
    Según Obama, Estados Unidos quiere ayudar a Cuba a "despegar" en ese sentido y citó ejemplos de medidas que están tomando para facilitar las comunicaciones con la isla empresas como Verizon y Stripe.
    Más de 200 participantes se unieron al foro encabezado por Obama en la cervecería Antiguo Almacén de Madera y Tabaco, en la bahía habanera, entre ellos líderes empresariales y emprendedores como el chef español José Andrés; el fundador de Airbnb, Brian Chesky; y Patrick Collison, CEO de la empresa emergente especializada en pagos online Stripe.
    En vísperas y durante la visita histórica de Obama a Cuba se han anunciado varios acuerdos de empresas estadounidenses para empezar o expandir sus operaciones en la isla.
    Hoy la compañía Booking.com, del grupo Priceline, informó de la firma de un acuerdo con Cuba por el que será la primera empresa estadounidense de reservas de hoteles en línea que opera en la isla.
    Por su parte, la empresa estadounidense de alquiler de viviendas particulares Airbnb ampliará su licencia para que turistas de todo el mundo, y no solo de Estados Unidos, puedan alojarse en las 4.000 residencias con las que tiene suscritos acuerdos en Cuba.