Uruguay pide profundizar el Protocolo de Kyoto

Uruguay apostará por hacer más funcional el Fondo Verde durante su participación en la Conferencia de las Partes de la ONU sobre Cambio Climático (COP17).

Uruguay pide profundizar el Protocolo de Kyoto
Por EFE 4 de agosto de 2014

MONTEVIDEO - Uruguay apostará por profundizar el Protocolo de Kyoto y hacer más funcional el Fondo Verde durante su participación en la Conferencia de las Partes de la ONU sobre Cambio Climático (COP17), que se celebrará en la ciudad sudafricana de Durban del 28 de noviembre al 10 de diciembre.
El subsecretario de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Jorge Patrone, afirmó en una entrevista con Efe que su país "seguirá apoyando el Protocolo de Kyoto", pese a que es "en alguna medida insuficiente para la sostenibilidad de la vida en el planeta" y cuya vigencia es puesta en duda.
Patrone, que compartirá en distintos días la jefatura de la delegación uruguaya en Durban con la ministra del ramo, Graciela Muslera, remarcó que "la economía mundial, en sus formas actuales, continúa incrementando la emisión" de gases de efecto invernadero hasta el punto de que los valores actuales "son superiores a los de 1990".
Por ello, considera que los acuerdos logrados en la anterior conferencia de partes de la ONU, que tuvo lugar en diciembre pasado en el balneario mexicano de Cancún, "son la base para consolidarlos en Durban", sobre todo en lo que se refiere a la consolidación del Fondo Verde del clima.
"Tendríamos ya que apoyar su gobernanza, las formas de apoyo financiero a los países, hacerlo operativo", explicó.
Para Uruguay, la meta en Sudáfrica debe ser "no superar a corto plazo el incremento de temperatura a nivel global de dos grados", el objetivo fijado en Cancún.
Consciente de que su participación en la propagación de gases de efecto invernadero es directamente proporcional a su pequeño tamaño, Uruguay apelará también por reforzar el multilateralismo para evitar "una atomización en grandes bloques que definan sobre aquellos países menos desarrollados".
Patrone aclaró que su país "comparte la visión pero no la estrategia" de la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA), compuesta por Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, y que ha sido el grupo más crítico con los principales emisores de gases de efecto invernadero, China, Estados Unidos y Europa.
En la cumbre de Cancún, Bolivia se quedó sola frente a otros 193 países al solicitar que el mundo se comprometa a estabilizar en un grado centígrado el aumento de la temperatura del planeta para el próximo siglo.
"Uruguay comparte esa visión en cuanto a las necesidades imperiosas de actuar de una manera decidida sobre eso, pero es más realista desde el punto de vista pragmático", explicó Patrone.
"Si vamos al todo o nada, corremos el riesgo de quedarnos con el nada", puntualizó.
El subsecretario subrayó que su país, pese a los limitados perjuicios que causa al planeta por ese concepto, ha hecho "esfuerzos enormes" en la lucha contra el cambio climático, por ejemplo en la matriz energética.
La aspiración uruguaya es que la energía eólica y la biomasa representen en 2015 el 50 % de la generación energética.