Tributo a bomberos caídos

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Este jueves es un día triste para los bomberos de Chicago, ya que se cumplió el aniversario de la muerte de dos bomberos que fallecieron luchando contra un incendio en el sur de la ciudad.

    Los bomberos Edward Stringer, de 47 años de edad y Corey Ankum, de 34, murieron hace un año, al desplomarse un techo sobre ellos, cuando buscaban posibles víctimas dentro del edificio quemado. Ankum había pertenecido a la fuerza durante casi dos años y Stringer era un veterano de 12 años.

    Un año después del incidente los recuerdos permanecen. Amigos y familiares dieron inicio a un tributo a los bomberos con el sonar de la campana a las 8 de la mañana. Los nombres de los bomberos se añadirán a la pared del monumento Stockyard.

    El edificio en el que el fuego comenzó había estado vacante durante 5 años y anteriormente había sido citado por varias violaciones de código.

    El miércoles el fiscal del condado de Cook presento una petición para detener al dueño del edificio, Chuck Dai, por no haber arreglado el techo defectuoso.

    Los fiscales dijeron que Dai había firmado una orden judicial en el 2009 afirmando que arreglaría el techo defectuoso para el año 2010. El incendio ocurrió un mes después de la fecha límite.

    Las familias de los bomberos presentaron demandas en octubre contra el propietario.

    Según la hija de Stringer, Jennifer Stringer, el propósito de la demanda es para llamar la atención al público de la gravedad del peligro que cada bombero enfrenta.

    El día del siniestro en el que perecieron Stringer y Ankum, coincidió con el 100vo aniversario de uno de los incendios más destructivos de Chicago que comenzó en Stockyards Union en 1910, en donde 21 bomberos perdieron la vida.