Desocupar los Albergues

Desocupar los Albergues

En busca de un hogar para mascotas el 23 de julio

Tips para que tu mascota esté ¡muy limpia!

Tips para que tu mascota esté ¡muy limpia!

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Shutterstock
    Con práctica, paciencia y cariño lograrás que el baño sea un momento sin estrés para tu mascota y para ti.

    Si ya tomaste la decisión de añadir a un nuevo miembro a la familia y estás cubriendo todos los requisitos para concretar su adopción, procura dedicar un tiempo para establecer un programa que mantenga limpia tu mascota.

    Por lo general, cuando recoges a tu nueva mascota en un albergue, la recibirás limpia. Pero no está de más que establezcas la rutina que seguirás para conservarla así.

    Es importante que sepas que el momento adecuado para darle un baño a tu nuevo amigo peludo es una semana después de que le apliques sus vacunas para que estés seguro de que no tendrá reacciones que pongan en riesgo su salud.

    Así que requieres limpiarlo podrás utilizar un paño humedecido en alcohol de romero o usar un champú seco seguido de una cepillada enérgica y cariñosa.

    La cepillada es una rutina que deberás establecer con tu nueva mascota: si tiene el pelo largo procura hacerlo una vez al día para evitar que se le formen nudos; pero si es de pelo corto, podrás hacerla unas dos veces a la semana.

    Recuerda que el momento del baño puede ser estresante, así que haz movimientos firmes pero cariñosos para que tu mascota sepa que es una especie de juego y no un castigo.

    Otras partes del cuerpo de tu mascota que deben revisar periódicamente son las orejas, la boca y sus uñas, aunque lo ideal es que sea el veterinario o el especialista quien les dé mantenimiento para evitarle infecciones que podrían ser muy dolorosas.

    Los oídos son muy delicados. Límpialos de manera superficial para que no dañes el conducto auditivo de tu mascota.

    Para mantener sus dientes en buen estado dale huesos de imitación, generalmente de carnaza, una o dos veces al mes para que se limpie el sarro y juegue.

    Si las uñas le crecen demasiado, llévalo al veterinario para que las recorte. ¡No se te ocurra hacerlo tú mismo! Podrías dañerle el nervio que hay entre ellas y lastimarlo.

    Si ves que tu mascota arrastra su trasero y lo restriega contra el suelo, no pierdas tiempo y llévalo al veterinario: podría ser un signo de que tiene parásitos o de que sus glándulas anales estén llenas y deben ser vaciadas por alguien que esté capacitado para ello.

    Te puede interesar: Perra saca pelota de piscina sin mojarse  
    Haz clic aquí