Sólo uno de cada cuatro con VIH controla su infección

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AP

    Sólo uno de cada cuatro estadounidenses portadores del virus de inmunodeficiencia humana tiene la infección bajo control con medicamentos, dijeron el martes funcionarios federales de salud.

    Parte de la razón es que cerca de 20% de esos infectados con VIH no lo saben. La gente puede tener una infección durante años sin desarrollar síntomas.

    Tal infección fue alguna vez una sentencia de muerte, pero desde hace 15 años existen medicamentos con los que se puede manejar la enfermedad, permitiendo que quienes están infectados tengan vidas más largas y más saludables.

    Sin embargo, en el primer estudio sobre la materia, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) encontraron que únicamente una fracción pequeña de personas están siendo tratadas con éxito.

    Se estima que cerca de 850.000 estadounidenses no han controlado el virus.

    Existen varias razones del porqué no está mejorando más gente, dijeron funcionarios de salud. Algunos estaban en la etapa temprana de su tratamiento, en la que el virus no había sido llevado todavía a niveles bajos. Algunos pacientes abandonaron el cuidado habitual debido a falta de dinero u otros obstáculos. Algunos no se apegaron al tratamiento por otras razones más personales. Y, en un porcentaje pequeño, los medicamentos pudieron no haber funcionado.

    La buena noticia es que una vez que la persona infectada con VIH se integra a la atención médica, los medicamentos controlan el virus en casi 80% de los casos, indicaron funcionarios de salud.

    Pero aún hay mucha gente que no es diagnosticada, y existe una brecha preocupante entre quienes son diagnosticados y que obtienen tratamiento y se apegan a él, indicaron algunos expertos.

    El martes, los CDC anunciaron además una campaña de 2,4 millones de dólares para alentar los exámenes de VIH. Se trata de la primera campaña del gobierno dirigida específicamente a homosexuales negros y hombres bisexuales, quienes representan casi una cuarta parte de todos los casos nuevos de infecciones de VIH en Estados Unidos.