Robaba y acosaba al que se quejaba

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    En un caso que combina robo en residencias y acoso cibernético, los fiscales del Estado dicen que un inmigrante chino de 32 años de edad, está detrás de una ola de crímenes que equivale a millones de dólares en robos. Cuando, Jicheng "Kevin" Lui presuntamente robó una carriola con un valor de $500 del porche de una casa de Roscoe Village, no imaginaba que se estaba metiendo con una perseverante madre de familia que a su vez se convirtió en un detective encubierta, a pesar de amenazas e intimidaciones. La mujer relató en exclusiva a NBC Chicago que tras reportar el robo a la policía, descubrió un anuncio en Craigslist en el que se vendía una carriola muy similar a la suya. La mujer citó al vendedor en el estacionamiento de un supermercado en donde comprobó que se trataba de su propiedad robada. El hombre que llevaba la carriola era Jicheng "Kevin" Lui. La mujer alertó a la policía y Liu fue arrestado y acusado de robo. Sin embargo, dijo la mujer, semanas más tarde empezaron a ocurrir cosas extrañas: recibió por correo facturas de revistas pornográficas, entregas de alimentos que no había ordenado a todas horas de la noche y hasta hombre prostitutos se presentaron en su puerta. Alguien estaba utilizando el Internet para acosar a la mujer y a su familia. Ni siquiera los agentes de la policía de Chicago que participan en su caso quedaron inmunes. Alguien puso un mensaje en internet acusando a un oficial de tráfico de drogas. Y otro mensaje, decía que el oficial abusaba sexualmente de niños. Mientras que esto ocurría, se seguían registrando robos en Chicago. En un incidente, una cámara de seguridad grabó a un hombre, que los fiscales dicen que es Lui, paseándose dentro de un complejo de apartamentos. El video muestra tomando paquetes entregados por el servicio postal y salir del lugar. Los fiscales dijeron que su investigación les condujo a una casa alquilada por Lui en el vecindario de Lincoln Park. Los fiscales dicen que lo que la policía encontró fue una casa repleta de piso al techo, con más de 300 paquetes. Además, Lui tenía 87 controles a remoto para puertas de garaje. En total, la mercancía tiene un valor estimado de alrededor de $1 millón de dólares. Lui enfrenta ahora una serie de cargos que incluyen el delito de robo y el acoso cibernético. Los fiscales dijeron que más cargos podrían presentarse. Fuentes cercanas al caso dijeron que Lui depositó $500,000 en una cuenta bancaria en Hong Kong poco antes de su detención. En corte, Lui se declaró no culpable.