Prueban tren rápido en Chicago

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AP
    Quería captar una imagen de recuerdo en un tren, sin imaginar el horror que se acercaba.

    CHICAGO - En un modesto progreso para las aspiraciones del presidente Barack Obama, comenzaron el viernes las pruebas de un tren rápido en la línea de Amtrak entre Chicago y San Luis, que alcanzó la velocidad de 111 millas por hora.

    El aumento de 30 millas sobre la velocidad máxima actual de esa ruta es un estímulo para los partidarios del tren rápido en Estados Unidos, que han visto cómo los conservadores en el Congreso frenaban los gastos para dichos proyectos que consideraban superfluos y costosos. Pero algunos expertos se preguntan si la ruta llegará a ser lucrativa, si representará una seria competencia a los viajes por avión o automóvil, o si alguna vez alcanzará velocidades comparables a los trenes bala que atraviesan Europa y Asia a 150 millas por hora o más.

    El secretario de transporte Ray LaHood y el gobernador de Illinois Pat Quinn estaban a bordo cuando un tren de Amtrak alcanzó los 111 millas por primera vez en Illinois.

    "Hace cuatro años estábamos en nada", dijo LaHood después que el tren alcanzó dicha velocidad. "Illinois y el país eran un terreno baldío en lo referente al tren de alta velocidad... Este sueño se ha hecho realidad hoy".El tren mantuvo la velocidad máxima durante unos 5 minutos a lo largo de un tramo de 15 millas entre Dwight y Pontiac antes de reducir la marcha a velocidades más normales.

    "Lo importante es que se trata de un paso en la dirección correcta, pero la cuestión es ¿qué ganamos haciendo esto?", se preguntó David Burns, un asesor ferroviario en un suburbio de Chicago que trazó uno de los primeros estudios para servicio ferroviario a alta velocidad en esa ruta hace más de tres décadas.

    Los partidarios opinan que las rutas del centro-norte, a partir de Chicago, son las más prometedoras para la expansión de los trenes rápidos aparte de los Acela de Amtrak, mucho más veloces, entre Boston y Washington DC. Dicen que dará a la creciente población de la zona una alternativa a los viajes por avión o automóvil, promoverán el desarrollo económico a lo largo de la ruta y crearán empleos de manufactura.