Fallece bebé tras recibir 5 disparos

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    NBC

    Johnylah Watkins, un bebé de 6 meses de edad, murió después de que le dispararan cinco veces el lunes, mientras que su padre estaba cambiándole el pañal, según confirmó el pastor Corey Brooks, de Chicago. El padre de Johnylah, de 28 años de edad, también fue baleado y permanece en estado crítico. Al momento del accidente, estaba inclinado sobre la niña en el asiento delantero de la camioneta de la familia, dijo la policía. Watkins fue trasladado al Hospital Northwestern Memorial. Johnylah fue trasladado al Hospital Infantil Comer. "La ciudad de Chicago debería estar indignada de que un bebé de 6 meses de edad pueda ser asesinado", dijo Brooks. "Es horrible. Vamos a encontrar a quien hizo esto y asegurarnos de que comparezcan ante la justicia", aseguró. "No vamos a tener miedo. Vamos a recuperar nuestro barrio". La policía sigue buscando al tirador, que disparó desde atrás a Watkins y luego huyó en una camioneta azul, dijo el portavoz del departamento, John Mirabelli. Jonathan Watkins fue herido así en las nalgas y en el lado derecho de su cara. Su hija fue baleada cinco veces: en el muslo, el hombro, el pulmón, el hígado y los intestinos. Los testigos dijeron haber escuchado al menos 10 disparos. "Acabo de oír como un montón de disparos y marcas de arrastre", dijo Patricia McGowan, quien vive cerca de la escena. "Siempre hay disparos y delincuencia en el barrio, siempre hay drogas en el barrio .... Es desgarrador. Estamos buscando un lugar para irnos de aquí de inmediato ya que podría fácilmente haber sido yo el baleado". La policía afirmó que Watkins era conocido por sus afiliaciones a ciertas pandillas, lo cual explicaría el accidente. Brooks ofreció una recompensa de 5.000 dólares por información que conduzca al arresto y condena del asesino de la niña. Cabe recordar que Brooks ganó notoriedad el año pasado por acampar en el techo de un motel, en un esfuerzo para recaudar fondos para un centro comunitario.

    Este es el segundo caso de violencia armada que padece el bebé. La familia de Johnylah asegró que su madre recibió un disparo en la pierna cuando estaba embarazada de ocho meses.