Niñera sentenciada a 31 años de prisión

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Una ex empleada de una guardería fue sentenciada el jueves a 31 años de prisión por el asesinato de un bebé de 16 meses de edad.

    La víctima, Benjamin Kingan, murió el 14 de enero del 2009 cuando estaba bajo el cuidado de Melissa Calusinski.

    El pasado noviembre un jurado declaró culpable de asesinato en primer grado y asalto agravado a Calusinski, de 25 años de edad.

    Kingan murió por las heridas sufridas en la cabeza tras haber sido violentamente tirado a la baldosa cuando lloraba.

    De acuerdo con el diario “Chicago Sun-times”, Calusinski negó su culpabilidad y poco antes de ser sentenciada dijo a la corte “Quiero que todos sepan que soy inocente de este crimen. Yo no abusé de él ni lo lastimé de ninguna manera. Nunca pararé de luchar por esto. Y siempre sostendré mi inocencia”.

    Según la publicación, los abogados defensores alegaron que la confesión dada por Calusinski a la policía fue forzada. Los abogados dijeron que la muerte del niño pudo deberse a una condición preexistente, lo cual fue corroborado por dos médicos que testificaron en favor de la defensa.