Demanda millonaria por muerte de agente fronterizo

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AP

    La familia de un fallecido agente de la Patrulla Fronteriza presentó una demanda $25 millones de dólares por homicidio culposo en contra del gobierno federal. En la demanda, presentada en Phoenix se alega que Brian Terry fue asesinado debido a que autoridades de los Estados Unidos permitieron poner armas en manos de criminales, informó el diario “The Arizona Republic”. Terry murió el 14 de diciembre del 2010, cuando su unidad de operaciones especiales estuvo involucrada en un tiroteo en un área remota de la frontera del sur de Arizona, cerca de Rio Rico. En el lugar de los hechos, investigadores encontraron dos fusiles AK-47 que fueron asociados a una investigación de contrabando de armas por el Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF). Las investigaciones del Congreso y récords del Departamento de Justicia, han revelado que agentes de la ATF permitieron que al menos 1,400 armas de fuego fueran introducidas a México y que el AK-47 fue adquirido por un conocido traficante de armas de fuego. La estrategia utilizada en el operativo “Fast and Furious” sigue siendo objeto de investigaciones por el Congreso y el Departamento de Justicia. La familia de Terry alega que los agentes federales fueron negligentes y actuaron "en violación de las propias políticas y procedimientos de la ATF". La demanda fue presentada en nombre de los padres de Terry, así como los hermanos sobrevivientes. En ella, miembros de la familia critican a las autoridades federales por tratar de encubrir la estrategia fallida de “Fast and Furious” y su relación con la muerte de Terry.