Encontró la muerte al tomar un elevador

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Chicago Sun-Times

    Una mujer murió el domingo por la mañana cuando tomara un elevador en el edificio en donde vivía, sin saber que un verdadero infierno la recibiría al abrirse las puertas.

    Shantel McCoy, de 32 años de edad, residía en el 3130 N. Lake Shore Drive y fue captada por las cámaras de seguridad cuando entraba al edificio a las 2:05am del domingo, a sólo minutos de que llegaran los bomberos, quienes habían sido llamados por un incendio en el 12vo piso.

    El fuego comenzó en un apartamento del piso 12, dijo el Jefe del Departamento de Bomberos de Chicago, Joe Roccasalva. Los inquilinos del departamento lograron escapar las llamas junto con su perro, pero dejaron la puerta abierta. Según Roccasalva, si la puerta hubiera sido cerrada, McCoy podría haber sobrevivido.

    De acuerdo con Roccasalva, la puerta abierta dio paso a gases tóxicos y humo además de elevar la temperatura a unos 1,500 a 2,000 grados Fahrenheit.

    Se cree que cuando se abrieron las puertas del elevador McCoy murió en el acto.

    En el incendio también resultaron heridas otras nueve personas, entre ellas dos bomberos.

    El rascacielos donde ocurrió el siniestro fue construido antes de 1975, por lo que no tiene un sistema conectado de alarmas contra incendios ni rociadores de agua, excepto en el garaje, dijo el capitán de bomberos. Esto significa que cuando una alarma se activa, no necesariamente se activan otras en el edificio.

    Una ley municipal requería que todos los rascacielos antiguos, actualizaran sus sistemas de alarmas contra incendios a más tardar este mes. Sin embargo recientemente se aprobó una prórroga para no tener que cumplir con este reglamento sino hasta el 2015.

    Los inquilinos que viven en los pisos superiores e inferiores a la planta 12, confirmaron que no escucharon las alarmas de fuego.

    McCoy se había mudado a Chicago hace menos de un año.