¿El vino tinto es bueno para la salud?

Un investigador en esta materia ha sido acusado de falsificar información

¿El vino tinto es bueno para la salud?
Crédito: Getty Images
Por AP 17 de agosto de 2014

Un investigador de la Universidad de Connecticut, conocido por su trabajo sobre los beneficios del vino tinto para la salud cardiovascular falsificó sus datos en más de 100 casos, dijeron recientemente funcionarios de la universidad.
Funcionarios de la Universidad de Connecticut, dijeron que mediante una revisión interna se descubrió que el investigador, Dr. Dipak Das, fabricó, falsificó y manipuló datos en 145 casos, en un periodo de siete años. Además la Oficina de Integridad de la Investigación de los Estados Unidos ha puesto en marcha una investigación independiente de su trabajo.
El Dr. Dipak Das, hizo algunos estudios de resveratrol, un ingrediente del vino tinto que ha mostrado potencial en pro de la salud.
Sin embargo, el Dr. Nir Barzilai, cuyo equipo de investigación lleva a cabo investigaciones resveratrol en el Colegio de Medicina Albert Einstein en Nueva York, dijo a The Associated Press que debido a que Das no es una figura importante en el campo, “las nuevas acusaciones no harán una diferencia significativa en la investigación de resveratrol, la cual se lleva a cabo ampliamente en todo el mundo con resultados alentadores de muchos laboratorios”, dijo Barzilai.
El entusiasmo sobre los potenciales beneficios para la salud del vino tinto aumentó después de que un estudio realizado en el 2006, en el que se observó que ratones obesos viven vidas más largas y saludables después de obtener el resveratrol.
Das no estuvo involucrado en esa investigación.
No se supo de inmediato, si las irregularidades en la investigación de Das fueron lo suficientemente importantes como para alterar las conclusiones.
La revelación se produce a menos de una semana después de que las autoridades de Connecticut cerraran un acuerdo con un laboratorio con sede en Maine para construir un centro de investigación genómica en el Centro de Salud de la Universidad de Connecticut en Farmington, como parte de un plan más amplio para expandir las facultades de medicina y odontología e impulsar la investigación.