Policía "galán" enfrenta demanda

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Evangelina Paredes, una madre soltera de Cicero, IL., ha presentado una demanda en contra de Christopher Collins, de 27 años de edad, quien es un oficial de la Policía de Stickney, acusándolo de violar su privacidad y de violar el Acta de Privacidad de los Conductores (DPPA, por sus siglas en inglés).

    La demanda alega que dos días después de que Collins detuviera a Paredes por exceso de velocidad, el oficial dejó una nota en el parabrisas del auto de Paredes invitándola a salir a una cita romántica.

    En la demanda se adjunta una copia de la nota escrita a mano, que, traducida al español, dice: "Hola, es Chris, soy el feo y calvo policía de Stickney que le dio una multa el sábado. Sé que esto puede parecer una locura, y probablemente tenga razón, pero la verdad es que no he dejado de pensar en usted desde entonces. No creo que una chica tan atractiva como usted sea soltera, o incluso, que quiera a un tipo como yo, pero me estoy tomando el riesgo de todos modos. Porque la verdad es que probablemente nunca volveré a verle al menos que lo haga, y nunca me lo podría perdonar a mí mismo. Escuche, entendería si nunca más oigo de usted, pero bueno yo ya le costé $132 dólares, lo menos que puedo hacer es comprarle una cena. Un poco sobre mí, muy rápido, acabo de cumplir 27, hice 4 años en el ejército, y he sido policía por poco más de 3 años. Espero oír de usted una manera u otra. ¡¡¡Gracias!!!" Collins tuvo noticias de ella, pero no de la manera que esperaba .... La demanda busca daños compensatorios y punitivos por invasión de privacidad y la imposición intencional de angustia emocional.

    Se alega que Collins violó la DPPA por acceder a la información de Paredes a través de los registros privados de vehículos y otra información personal. La demanda afirma que "el DPPA fue aprobado por el Congreso para evitar que los acosadores y otros posibles delincuentes obtengan y utilicen información personal de los registros de vehículos motorizados”.

    Además alega que "la carta causó [a Paredes] sufrir un gran temor y de ansiedad. La demandante no podía creer que un oficial de policía usara su acceso a información personal para encontrar su domicilio y acosarla. Instantáneamente se sintió insegura en su propia casa y temía por su seguridad y la seguridad de sus hijos. El demandado, Collins, utilizó su autoridad y su posición como oficial de policía, no para proteger al público, sino para tratar de manipular a la demandante a ir a una cita con él."