Doble cadena perpetua

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AP

    WACO - Un soldado desertor fue sentenciado a cadena perpetua el viernes por recolectar material para bombas con el fin de desatar un "ataque masivo" contra un restaurante de Texas lleno de soldados de la base de Fort Hood. El cabo Naser Jason Abdo, musulmán, planeaba una misión con fines religiosos a fin de hacerle "justicia" a los pueblos de Irak y Afganistán, según una conversación telefónica con su madre que fue grabada en la cárcel y que el jurado escuchó. El juez federal Walter Smith permitió a Abdo que se representara a sí mismo en el momento de la sentencia después que el muchacho de 22 años le indicó el mes pasado que no se entendía con sus abogados. Abdo, sentenciado a dos cadenas perpetuas más tiempo adicional, apareció sentado en la corte con un pañuelo blanco cubriéndole la boca y una redecilla negra que abarcaba el pelo y la cara. Con anterioridad fue acusado de escupir lo que creyó era sangre infectada con VIH a los agentes que lo escoltaban. En referencia al mayor Nidal Hasan, el psiquiatra del ejército acusado de haber asesinado a 13 personas en la base militar de Fort Hood, Abdo dijo que vivió bajo la sombra de Hasan pese a los "esfuerzos para superarle (en la destrucción)". Abdo dijo que continuará su yihad -término árabe que significa guerra santa- "hasta que los muertos tengan que rendir cuentas por sus obras". El reo habló varias veces en lengua arábiga durante su exposición oral y luego lo tradujo inmediatamente a la corte. "No le pido al tribunal que me dé clemencia, porque Alá es quien me da clemencia", indicó durante la lectura de unas notas. Un jurado federal encontró culpable a Abdo en mayo de seis cargos, incluyendo planear el uso de un arma de destrucción masiva. Había desertado de Fort Campbell, en Kentucky, cuando fue detenido a mediados del año pasado con material explosivo en un motel cercano a Fort Hood. Además fue declarado culpable de intentar asesinar a soldados o empleados federales estadounidenses y de cuatro cargos de tenencia ilícita de un arma para cometer un delito federal de violencia. No existe la libertad condicional en el sistema federal de prisiones. Tras la sentencia, la fiscal estadounidense Robert Pitman comparó el plan de Abdo a la reciente matanza en un cine de Colorado cercano a Denver y la del templo sij en un suburbio de Milwaukee. "A raíz de los trágicos acontecimientos en Colorado y Wisconsin, se trata de otro aviso que entre nosotros hay gente que usarían o pensarían usar la violencia para avanzar su retorcida agenda", indicó Pitman.