Diez escuelas públicas de Chicago serán reformadas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images

    CHICAGO - Diez escuelas públicas de bajo rendimiento en Chicago, la mitad de ellas con alumnado latino, serán reformadas el próximo año con ayuda de una organización privada, nuevos directores y maestros. Será la mayor reforma encarada hasta el momento por las Escuelas Públicas de Chicago (CPS) e involucrará un total de 5,800 alumnos de escuelas primarias y secundarias que en algunos casos han permanecido hasta 10 años en la categoría de "probatoria". "Nuestros estudiantes se atrasan cada año que pasa y no podemos defender más a esas escuelas. Hoy tenemos que tomar decisiones duras para que tengan un mañana exitoso", dijo hoy en un comunicado el director ejecutivo de CPS, Jean-Claude Brizard. La reforma, que involucra el despido de todo el personal docente y los directores, es el primer paso de una serie de medidas que pueden llegar a la consolidación de esas escuelas con otras de mejor rendimiento en el área, o inclusive el cierre. Aunque no se trata de una medida nueva porque el distrito ha reformado o cerrado unas 50 escuelas en los últimos años, el impacto esta vez será mayor porque el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, impulsa la transformación a fondo del sistema público de educación. Seis de las escuelas serán reformadas por la organización privada Academia de Liderazgo Escolar Urbano (AUSL), lo que en opinión del Sindicato de Maestros de Chicago (CTU) sería la privatización de la educación pública. "El alcalde tiene una agenda y nadie puede detenerlo", dijo Karen Lewis, presidenta del gremio. Al explicar la medida, Brizard dijo que las reformas cambian las escuelas de bajo rendimiento de CPS mediante una revisión total, sin cambiar de lugar a los estudiantes, y crean una nueva cultura de éxito. Las reformas deben ser aprobadas en febrero por la Junta de Educación de Chicago, previa discusión en una serie de audiencias públicas.